';

Carlos Gelabert, The Fitzgerald, no es lo que vendes sino como lo vendes