Kuombo

Kit digital

Crónica de un cambio de look anunciado: de Logocomunica a Kuombo

Logocomunica (actualmente Kuombo) llevaba varias semanas informando a través de las redes sociales de que el viernes 5 de octubre, con motivo de su cuarto aniversario, celebraría una fiesta en la que anunciaría algo realmente importante. Sin embargo, sólo especificaba el programa, el lugar y la hora, pero nada más concreto. Los allegados a la empresa ya conocían el secreto, pero todos ellos, fieles a Logocomunica, sellaron sus labios en el silencio más absoluto.

Las invitaciones eran casi tan misteriosas como el contenido en sí: una cartulina en la que sonreía una mujer (no demasiado agraciada, por cierto) bajo el texto “Tenemos algo grande que anunciar y ya tenemos la bebida, cantante de soul e incluso un peluquero en vivo. Ahora solo nos faltas tú. ¡Te esperamos!”. La invitación venía acompañada de la típica pinza de pelo para los rulos. ¿A qué se debería este detalle?

La respuesta estaba en el club Xtra Large XL de Valencia. Hasta allí nos desplazamos antes de las ocho de la tarde, hora en la que comenzaría el acontecimiento que llevaba por nombre “El gran anuncio”. La música sonaba a través de los altavoces, y el aire acondicionado estaba quizá demasiado fuerte para nuestro gusto, pero se agradeció conforme se fue llenando la sala. Lo único que no encajaba era aquella silla de barbero en la que jugaban los hijos de algunos de los asistentes. ¿A qué se referiría Logocomunica cuando hablaba de un “cambio de look”? ¿Acaso su fundador, Javier Echaleku, pensaba cambiar de gafas?

Mientras esperábamos a que comenzara el evento, supimos que no éramos los únicos que no dejaban de hacer cábalas sobre el asunto: escuchábamos a nuestro alrededor miles de rumores. Para más inri, había un nombre que no dejaba de pronunciarse y que nadie sabía (o fingía no saber) qué relación tenía con el anuncio: Kuombo. “Es un nuevo tipo de baile, ¿no? Como la bachata o la lambada”, bromeaba Domingo Molina, amigo de Logocomunica, durante la espera. “Ya lo verás, ya, en un momento” le respondía Jesús Gallent entre risas, uno de los artífices del secreto.

Quisimos preguntarle nuestras dudas al propio Echaleku, pero no hubo un solo segundo en el que estuviera disponible (parecía que esa noche tenía el don de la omnipresencia: ahora estaba a nuestro lado, ahora saludaba al recién llegado del otro lado de la sala). Así que no nos quedó más
remedio que esperar, como el resto de los mortales, a que el evento comenzara. Hay que decir que la espera se hizo corta gracias a las cervezas y a los bocaditos que nos habían preparado.

Poco antes de las nueve, el peluquero entraba en acción: las luces que había encima de la silla, situada en medio del club, se encendieron, y Salva Chanzá, tijera en mano, comenzaba con los primeros cortes de pelo creativos. Entre amigos y profesionales del comercio electrónico en España, debíamos ser unas 150 personas en aquella sala, así que imaginaos la cantidad de flashes de móvil que tuvo que soportar el pobre barbero.

El hacer tantas fotografías y vídeos tenía una buena explicación: algunas personas ya habían avisado de que no podrían asistir, pero todos podrían saber cómo se desarrollaba la fiesta siguiéndola en Twitter mediante el hashtag #elGRANanuncio. Así fue como supimos la opinión de miles de asistentes (incluso la del propio peluquero):

@hectoriglesiasm: Feliz aniversario a todo el equipo de Logocomunica, pasadlo genial en la fiesta de elGRANanuncio

@JNogueroles: Guardadme un trozo de tartaaa y una copa de champáaaan

@IvanRodiles: ¡¡Muchas felicidades!! Como se dice en estos casos: ¡¡y que cumplas muchos más!! Abrazos desde Asturias

@salvachanza: Genial vuestra presentación de elGRANanuncio, os deseo lo mejor de lo mejor

@RosaGorriz: ¡Grande Echaleku y su fiesta de esta tarde, elGRANanuncio! Una pena no poder asistir, seguiremos todos los tuits de Logocomunica

@yopmoi: ¡¡Felicidades por los 4 añazos, y que sean muchos, muchos más!! Os seguiré a ver qué tenéis preparado para esta noche…

(Más tarde sabríamos que el alcance del hasthag #elGRANanuncio fue superior a las 55.000 personas en solo unos días).

Poco después se hacía con el micrófono la presentadora del evento. ¿Qué quién era? Pues nada más y nada menos que Lydia Peters, la directora y presentadora del programa nocturno “La Nit de Lydia”, quien apareció con un traje espectacular mientras no dejaba de mesarse el cabello para colocárselo sobre el hombro derecho.

Por fin llegó el momento: Echaleku, con los nervios a flor de piel, cogió el micrófono y, tras dar las gracias a todos los asistentes, el gran anuncio llegó con estas palabras: “mi buen amigo Jesús Gallent me comentó que el nombre de Logocomunica ya no reflejaba los valores de la empresa, porque hemos evolucionado y ahora nos dedicamos a más cosas. Tuve esta idea en mente mucho tiempo hasta que me decidí: Logocomunica cambia de nombre. A partir de ahora, pasará a llamarse Kuombo.”

Momento de expectación. Al fin, Echaleku continuó: “creemos que este nombre transmite el combo que creamos con nuestro cliente para desarrollar y mejorar el trabajo entre nuestro equipo y el suyo. Esperamos que os guste nuestra nueva filosofía: pasión ecommerce”.

Tras comunicar el gran anuncio (¡al fin!) llegó el momento que nunca falla en estas celebraciones: el emotivo vídeo que resume la nueva visión de Logoco… perdón, de Kuombo.

@domingo_molina: Genial la evolución que estáis teniendo y muy orgulloso de haber estado ahí

@PepeReynolds: Nace Kuombo, consultoría y desarrollo de ecommerce “made in Spain”. Tiene muy buena pinta. Suerte, Echaleku y resto del equipo Kuombo

@yopmoi: Felicidades a Logocomunica, ¡ooops!, Kuombo por su evolución a “másmejor”, crecer siempre es bueno

@criadodiego: Bonita página y bonito proyecto el de Kuombo. Enhorabuena a Echaleku y demás creadores

Finalizada la grabación, Lydia se hizo de nuevo con el micrófono. “¡Así que ésta era la sorpresa! ¡Qué bien la habéis ocultado! Por cierto, ese juego de palabras entre combo y Kuombo… ¿no os inspira una canción?”.

@lydiapeterss: ¡Me sumo! (en referencia a la publicación de Salva Chanzá: “Orgullosos de apoyaros”)

Así fue como nos sorprendió con su faceta como cantante de soul, haciendo bailar a toda la sala.

Mientras Lydia Peters cantaba, nosotros aprovechamos para echar un vistazo general al club: los invitados hablaban y reían entre sí. Mientras, libre de las presiones que había soportado durante toda la semana, “papá Echaleku” correteaba detrás del pequeño Neo.

@marialorman: Disfrutando de la presentación de Kuombo. Realmente es elGRANanuncio, y los mejor son los bailes de Neo

@MariaBernalT: ¡Me está encantando elGRANanuncio de Echaleku!

@Kissyyy: No falta de nada en elGRANanuncio. Grande, Echaleku. Os deseo toda la suerte del mundo

@MiguelLopezGo: No hay más Logocomunica; ahora piensa en Kuombo. Kuombo es evolución

@alexalbertperez: Es inevitable no desprender una sonrisa al sentir el espíritu del nuevo proyecto Kuombo. ¡¡Enhorabuena!!

Quisimos saber más sobre este cambio de nombre, así que corrimos a entrevistar a Jesús Gallent, quien, anunciado el anuncio (valga la redundancia), era libre de respondernos:

“A principios de año, Javier Echaleku me comentó el nuevo enfoque de la empresa y los nuevos proyectos que se avecinaban, y entendí que la nomenclatura de la marca de la empresa no era la correcta. Así que, tras una serie de reuniones con Javier, en las que le expresé mi opinión al respecto, tomó la valentía de darme libertad absoluta para crear el branding de la empresa.

Ahora venía lo realmente difícil, aunar en una marca todos los años de experiencia de Logocomunica, los nuevos proyectos futuros y la propia marca personal de Echaleku, su fundador. Supuso mucha horas de análisis y trabajo encontrar un nombre que representara correctamente los valores de la empresa, a lo que se añadía la dificultad de encontrar un dominio .com libre.

Tras ese proceso de análisis y trabajo, surgió lo que parecía el naming (nomenclatura) más adecuado para una empresa que está al lado de sus clientes formando una simbiosis, un combo. Y así es como surgió Kuombo, palabra de gran facilidad vocal y sonora, que además incluye la mayor particularidad de la marca personal del fundador, la sílaba Ku.

Y así es como surgió: Kuombo.

No sólo es un cambio de nomenclatura e imagen gráfica, también debe ser un cambio de actitud interna. Y lo cierto es que, desde que se presentó el proyecto, la actitud del equipo no podría ser mejor. Todo el equipo respira ilusión y ganas por ser los mejores. Como cualquier cambio de marca bien realizado, esto sólo es la confirmación de lo positivo que ha sido el cambio de marca.”

La fiesta duraría unas cuantas horas más, pero Kuombo prometía ser un cambio que no pasaría desapercibido en el mundo del comercio electrónico: nuevos contenidos, nuevos diseños y un nuevo equipo. Todo ello parecía decir: “Somos nuestros clientes y a la vez seguimos siendo nosotros: somos Kuombo.”

En definitiva, auténtica pasión ecommerce.

 

¿Qué opina el equipo Kuombo acerca del cambio de imagen?

@adriherreros: Leo los tweets de Echaleku y me sale la sonrisilla de alegría al ver lo que dice la gente sobre Kuombo…

@evamari_: elGRANanuncio, ¡un antes y un después! ¡Por fin llega Kuombo para revolucionar el ecommerce! Un orgullo pertenecer al equipo

@diego_mestre: Ya está aquí Kuombo. Nos hemos cambiado la piel como las serpientes para seguir creciendo…

@JaviCerda_: Kuombo.com… No tengo más preguntas, señoría. ¡Enhorabuena, equipo Kuombo!

@carlosgfaria: Ya estamos en el aire, por fin somos Kuombo. Espero que os guste Kuombo.com. Mil gracias por venir a elGRANanuncio.

@echaleku: De parte de los tres socios de Kuombo (Ricardo Carmona, Laura Castelló y Javier Echaleku), gracias de corazón a todos por vuestra asistencia y apoyo

@Kuombo: Hola, mundo ecommerce, gracias por estar tan pendientes de mi nacimiento. Ha
sido muy emocionante, sniff sniff