Kuombo

Kit digital

¿Deben todas las empresas comunicar?

La comunicación es la raíz de la que nace nuestra actividad y modo de trabajar, el ingrediente básico de cualquier receta para el buen funcionamiento de un ecommerce o cualquier otro tipo de empresa, independientemente de su tamaño.

Vale, hasta aquí todo correcto. Pero… ¿cómo empezamos a desarrollar esa comunicación? Y lo más importante, ¿somos conscientes de todo lo que ganamos desarrollando correctamente la comunicación corporativa? Si aún quedan resquicios de dudas, puedes seguir leyendo para aclarar todas esas preguntas.

Haz la prueba con alguien: Señor, ¿usted se comunica como es debido en su empresa? Sí claro, claro, ¡siempre! Ésta sería la respuesta más habitual.

Retrocedemos y volvemos a formular la pregunta: Señor, ¿la comunicación que se genera en su empresa mejora la competitividad de la misma, se amolda a los cambios de su contexto y hace más alcanzables los objetivos establecidos? Seguro que la respuesta sería algo así como: ¿Exactamente a qué te refieres?

El primer paso que tenemos que dar para establecer una comunicación dentro de nuestra empresa, sea un negocio online u offline, es definir correctamente quiénes somos y lo que hacemos. Parece una obviedad, pero es sorprendente ver que muchas empresas no son capaces de establecer objetivamente la cultura y la filosofía de su organización, es decir, enumerar sus experiencias, valores, actitud… ¿Tienes claro todo esto? Entonces es el momento de definir y diferenciar los diferentes tipos de comunicación que posee una empresa.

  • Comunicación interna: ¿Cómo es el día a día en la empresa? La interacción con todas las personas que conforman la organización es imprescindible, pero no se puede establecer esa relación de cualquier manera. Hay que tener muy claro qué queremos comunicar a nuestros compañeros y colaboradores, y más importante aún, cómo lo vamos a transmitir. Existen en ocasiones algunas diferencias entre lo que se quiere comunicar y lo que se recibe, o entre lo que se recibe y en verdad se percibe. Por ello es importante impulsar la participación y la implicación de todas las personas que conforman la empresa. Esa comunicación se lleva a cabo día a día en las reuniones de producción, dirección… y en el intercambio constante de criterios que generan tanto el director general de la empresa como los responsables de los diferentes departamentos, así como todos los empleados que forman parte de los mismos.
  • Comunicación externa: No dejes de lado la proyección de todo aquello que hace tu empresa, convierte los diferentes canales de comunicación en el principal portavoz de tus acciones. Reforzar la imagen de la empresa no puede quedar discriminado, ni tampoco los proyectos o actividades que, con toda seguridad, interesan a un público determinado. Por eso la siguiente pregunta que deberías hacerte es… ¿a quién me dirijo cuando comunico mi empresa? Te animamos a que busques a esas personas y colectivos, a que escuches cómo te perciben y a perseguir constantemente el feedback de ellos. De nada sirve estar dentro de una burbuja. Por eso queremos que la explotes, que te dejes conocer y, por supuesto, que trabajes porquito a poco y con mucho cariño el ‘cómo quieres que te perciban los de fuera’. Por supuesto aquí también incluimos la relación que estableces con tus clientes, esta comunicación tiene que ser sinónimo de cercanía y familiaridad, pero también de profesionalidad y disciplina. La empresa debe promover constantemente acciones que favorezcan la buena relación con sus clientes.

Comunicación en la empresa - Kuombo

Será más fácil trabajar el plan de comunicación de tu empresa si la pasión por lo que hace tu empresa es palpable por personas cercanas a ti o al resto de compañeros. Ese plan mejorará fácilmente las necesidades de todo el equipo, reforzando la motivación y la implicación de todas esas personas que hacen posible la vida de la empresa, lo que a su vez repercutirá favorablemente en la imagen que la organización traslada al exterior. En este punto la comunicación externa e interna van cogidas de la mano.

Tienes mucho que ganar y poco que perder. Piensa que la carencia de una estrategia comunicativa dentro de una empresa genera deficiencias en todos los procesos de trabajo que se lleven a cabo. Hablamos de compromiso y participación de los trabajadores, de buen clima de trabajo, de proyección óptima del trabajo y las creencias de la empresa… Mezcla todos estos ingredientes en su justa medida para crear la mejor comunicación para tu empresa. ¡No falla esta receta!