Kuombo

Kit digital

Saber encontrar la estrategia adecuada es un punto clave en el ecommerce

Los comerciantes que empiezan en el mundo 2.0 deben comprender al público virtual, y para ello muchas veces necesitan la asesoría de profesionales. A esto se le suma que cada vez hay más perfiles de empresarios que se apuntan al ecommerce, tales como el emprendedor que quiere trabajar por su cuenta o está en paro y busca nuevas oportunidades de negocio en la Red, los comercios que ya están establecidos en offline y quieren probar con el online o las grandes empresas que dan el salto a Internet.

El CEO y fundador de Kuombo, Javier Echaleku, explica que cada una de estas tiendas necesita una estrategia diferente según su perfil, ya que el empresario que está detrás del proyecto puede tener más o menos experiencia y, por lo tanto, necesita cubrir unas necesidades distintas: comunicación, formación, atención al cliente a través de las redes sociales…

“Tener una tienda online no es únicamente tener una web en la que están los productos: es bastante más complejo”, resume Echaleku.

Kuombo es un ejemplo de asesoría de comercio electrónico. En ella, Javier Echaleku y su equipo ayudan a las empresas a crear sus negocios en Internet, pero no se centran únicamente con la plataforma, sino que desarrollan la parte estratégica, el modelo de negocio, crean las diferentes herramientas y aportan la formación y la parte de operaciones. Considera importante que los empresarios virtuales “aprendan cómo tienen que manejar la tienda y cómo tienen que gestionar a los clientes”, por lo que le dan mucha importancia al aspecto formativo.

Mitos del ecommerce

Una de las frases más escuchadas es que montar una tienda en Internet es algo rápido, fácil y barato, lo que lleva a muchos emprendedores a elegir esta forma de trabajo. Sin embargo, Javier Echaleku cree que “es complicado poder definir si es barato o caro montar una tienda online porque depende de muchos factores. Lo que sí que está claro es que no es tan sencillo como muchas veces nos dicen”.

“Ver el comercio electrónico desde el punto de vista de tener una página es como querer montar un restaurante y pensar sólo en qué mesas voy a poner”, añade al respecto.

Otro de los mitos del comercio electrónico es que no es seguro comprar en las tiendas virtuales. Echaleku explica que una parte de la población sigue teniendo miedo a esta forma de compra, pero que “la gente está totalmente acostumbrada a comprar por Internet” y que “el hecho de que las grandes marcas hayan apostado por Internet y hayan democratizado un poco la compra, sobre todo de productos que hasta ahora la gente veía complejo plantearse comprar por Internet, como puede ser la ropa o el calzado, ha ayudado a que la gente pierda ese miedo”.

Para garantizar al cliente que el negocio virtual es seguro, el fundador de Kuombo destaca la necesidad de trabajar la propuesta de valor de cada tienda, explicando al posible comprador qué garantías de compra le ofrece la persona que está detrás del comercio. “Hoy en día, conseguir visitas a las tiendas online no es como hace cinco años: hoy en día hay muchísima competencia en Internet, y conseguir visitas cuesta mucho esfuerzo, mucho dinero y, sobre todo, encontrar modelos de negocio que tengan una propuesta de valor diferente y que a la gente le resulte atractiva. Y hay que invertir para conseguir eso”, matiza.