Kuombo

Kit digital

Web de Homer Simpson como ejemplo de no usabilidad

10 factores a tener en cuenta al diseñar una tienda online

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Cuando llega el momento de diseñar una tienda online, las ideas se disparan y enseguida empieza a aparecer en tu cabeza colores, imágenes, estilos, botones y recursos que podrías aplicar para dejar una tienda “bien guapa”. Pero ojo, el diseño sin funcionalidad, no es diseño.

Hay una serie de aspectos a tener en cuenta en el proceso de creación de la tienda online. Desde el departamento de diseño en Kuombo, recopilamos para ti estos 10 factores que debes tener presentes para que tu tienda online cumpla con los requisitos de buenas practicas y puedas darle rienda suelta a tu creatividad con los cabos bien atados.

Decálogo de buenas prácticas al diseñar una tienda online

No solo es una recopilación, para el departamento de diseño son los 10 imprescindibles que toda tienda online debe contar con en su diseño web. No solo es un diseño bonito, sino que una tienda online debe ser usable, útil para el usuario y orientada  a conversión. Así que atento:

1. Ten claro lo que vas a diseñar 

Parece algo obvio, pero la casa hay que empezarla por los cimientos y hay que saber qué tenemos entre manos sin diseñar a lo loco. Debemos saber qué vamos a vender en la tienda a diseñar: ¿vendemos productos, servicios, reservas? Y no solo eso, tendremos que saber con exactitud:

  • Qué tipo de artículos se van a vender (moda, alimentación, electrónica, material deportivo, artículos para bellas artes, productos químicos, piezas mecánicas…)
  • Cuántas categorías, subcategorías y productos va a contener.
  • Qué se quiere destacar (humanizar la tienda viendo el equipo, propuestas de valor, mostrar las tiendas físicas…).

También es importantísimo conocer el comportamiento del usuario. Debemos ser conscientes a la hora de planificar nuestro diseño, que no es lo mismo, por ejemplo, quien compra productos recurrentes o entra a menudo en la tienda que quien compra productos más puntuales o visita la tienda con menor frecuencia. Unos están acostumbrados y conocen la web y a los otros hay que tratar de llamar su atención.

No te debes de sentir como Ralph.

2. Empápate de la identidad de la marca

Antes de empezar a diseñar, conoce bien la marca de la tienda, su sector, su identidad, sus valores, lo que debe de transmitir la tienda. No olvides que la tienda online debe de ser un reflejo en pantalla de la marca, no tienes que utilizar colores y tipografías totalmente distintas a la marca (en el caso de que tengan clara su identidad, y en los mejores casos, un manual de identidad a respetar).

Hay que evitar que cualquiera que entre en la tienda online pueda llegar a confundirse si ya conoce la marca o, si aún no la conoce, pueda llegar a estar dudando de dónde se encuentra. ¿Te imaginas entrar a una tienda online de ropa infantil y verlo todo negro y rojo como si fuese una película de terror, o utilizando tipografías prácticamente ilegibles?

Si has estudiado los principios del diseño (que espero que así sea, amigo o amiga), sabrás que tanto el color como, en este caso, la tipografía, son fundamentales a la hora de comunicar lo que deseamos, por lo que, si vemos que la marca está mal construida desde el principio, seamos listos y legales y transmitamos esto al cliente. Quizá sea un punto de partida para que, además de una pedazo de tienda nueva, su identidad se vea renovada y reforzada.

¿¿El logo a 4 colores y de tipografía corporativa Comic Sans??

3. Piensa en móvil

En el último año, según el informe de Mobile en España y en el Mundo , el 28% de las compras online en España se realizaron a través de dispositivos móviles, y el crecimiento mundial es 3 veces mayor en comparación a compras a través de ordenadores de sobremesa o portátiles. Vamos, que vivimos pegados a la pantallita.

Este es el motivo por el que hay que tener en cuenta cómo se va a ver nuestra tienda online en pantallas reducidas. No basta con ajustar el diseño a responsive de forma que un elemento vaya bajo del otro, lo que hay que conseguir que la tienda sea lo más idéntica a la vez que no perdamos usabilidad y que toda la información siga siendo accesible.

Aspectos tan básicos como el tamaño de los botones y zonas clicables, el tamaño de los textos, así como la visibilidad y comportamiento del menú, pueden condicionar el diseño de la tienda online en los dispositivos móviles, haciéndola usable o un absoluto caos.

Poniendo a prueba tu tiendas con el smartphone.

4. Piensa en el usuario

Pensamos en las pantallas, ¿pero en el usuario? Podemos hacer una tienda online muy bonita, pero si quien navega por ella tiene problemas, de nada nos sirve y será un mal diseño. Además de que se llevará una mala experiencia y perderemos la oportunidad de crear una buena conexión con nosotros. Si esto ocurre es porque estaremos pensando más en lucirnos que en ayudar al usuario.

Apúntatelo, subráyatelo, ponte un post-it enfrente de tu pantalla, saca un boli y escríbelo en tu mano: el usuario es nuestro amigo, no nuestro enemigo. Él nos va a dar de comer.

Porque llegados a este punto, se supone que queremos que quien entre en nuestra tienda nos compre, ¿no? Debes de tener en cuenta cuál es el perfil de quien navega por tu tienda online para saber cómo vamos a venderle nuestros productos.

Si vendes especias, por ejemplo, la imagen no la destacarás tanto como si vendes una joya, o si hay productos que necesitan de más detalles, puedes añadir un vídeo en el que se vea de primera mano y en todos sus ángulos.

Tener en cuenta el comportamiento del usuario es esencial para que su experiencia de navegación en nuestra tienda online sea lo más satisfactoria.

Preocúpate por ella, no está a gusto en la tienda.

5. Jerarquiza el contenido

Bien, tenemos el diseño más o menos claro, pero ahora viene la fiesta: el contenido. ¿Cuántas veces entras en una tienda online y sólo ves banners y más banners, productos mezclados, el buscador a 4×4 píxeles en una esquina al 80% de opacidad, sliders con más de 6 imágenes, etc?

El contenido y la arquitectura de la información es otro factor a tener cuenta al diseñar tu tienda online. Ten bien claro el contenido de tu tienda online y lo que quieres destacar, de mayor a menor importancia, y a raíz de ahí ¡dale caña al diseño! Porque recordamos, que al diseñar una tienda online lo bonito y lo usable van de la mano como un tándem, si alguno de estos dos factores falla nuestra tienda irá coja.

Cuando entras en una tienda online y eso es una feria…

6. Boceta sin miedo hasta dar en el clavo

Saca papel y boli antes de tocar la pantalla. Boceta y boceta, y una vez tengas una idea clara, coge tu ordenador y dale vida a tu diseño. Cuando hay cortos plazos para realizar un diseño, se tiende a diseñar directamente sobre un documento en blanco, pero vale la pena invertir un poco de tiempo en plasmar nuestra idea en papel o en la tablet, (o también, si le tienes alergia al lápiz o piensas que si alguien te ve dibujar te va a llamar “antiguo”, hay herramientas online para realizar rápidamente mockups).

Vamos a visualizar de un primer golpe todo más claro antes de darle estilo a nuestro diseño. Boceta y diseña hasta conseguir lo que buscas, no te quedes con el primer banner que has diseñado, con el primer color que has cogido para los botones, con el primer menú que has diseñado. Como dijo el diseñador valenciano Pepe Gimeno :

“La diferencia entre un trabajo de arte y de diseño está en que el artista lanza una flecha y alrededor de ella pinta una diana, y al diseñador le pintan la diana y debe acertar”.

Así que inténtalo hasta acertar en la diana, sin miedo.

Cuando lo clavas, lo sabes.

7. Evita elementos innecesarios. Enseña al usuario a navegar.

“Vas más perdido que Wally en el Vicente Calderón”. No sabemos si te lo habrá dicho alguien alguna vez pero, seguro que te has sentido así al navegar en algunas tiendas online.

Cuando entras a una web y sólo ves distracciones, parece que la tienda en lugar de querer venderte quiera  impedírtelo y esto es un error. Hay que guiar al usuario por donde nosotros queramos, de manera que pueda encontrar lo que busca cuanto antes, sin ningún tipo de distracción, y que pueda llegar al carrito lo más rápido e intuitivamente posible, dejando también atrás cualquier duda que pueda tener:

  • Tenemos que ponerle “en bandeja” la compra, como si fuésemos sus guías.
  • Destacar bien las llamadas a la acción, que en cada página tan sólo destaque lo realmente importante.
  • Que todo sea legible, pensando en que vaya al siguiente paso.
  • El querido chat online y la posibilidad de llamarnos por teléfono o contactar con nosotros si no se encuentra disponible.

Sigue nadando, sigue nadando… hasta comprar.

8. Recomienda productos, tu cesta también importa

Que un cliente compre en la tienda online está bien, pero si se rasca un poco más el bolsillo y además conseguimos que quede más satisfecho, saldremos ganando por partida doble.

Añade productos recomendados en las fichas de producto y en el carrito, o bien justo al añadir un producto al carrito mediante un popup incita a que la cesta incremente, es lo que llamamos “cross-selling” o venta cruzada.

Un buen reclamo, si hay gastos de envío gratis a partir de cierta cantidad, es recordarle también, junto a estos productos recomendados, la cantidad que le falta para poder conseguir este beneficio, incitando a buscar algo más para ahorrar a la vez que su pedido se incrementa, y con ello, las ganancias de la tienda online. Pero tampoco abuses, todo en su justa medida y con coherencia, que tiene que terminar pasando por caja.

Si Apu aplica la venta cruzada, ¿por qué tú no?

9. El camino más fácil a la meta, la compra

Ya casi lo tenemos, el cliente ya tiene, o casi, la intención de realizar la compra. Debes de ponérselo lo más fácil posible desde el principio y que tenga claro en todo momento qué va a comprar y cuánto va a tener que pagar.

Intenta realizar el pago en un sólo paso tras el carrito y pídele tan sólo la información necesaria ¿de verdad es necesario llegar a pedirle hasta la partida de nacimiento? Asegúrate de que tenga toda la información visible sin andar perdido y sin saber cuándo va a terminar todo el proceso de compra. Haz que, de forma intuitiva, tan sólo deba de rellenar los campos necesarios y tenga bien visible el botón de realizar pago.

Ve al siguiente paso, aún te quedan 20 campos por rellenar.

10. Lo que el ojo no ve, los pequeños detalles

Lo que hay detrás de la compra y los detalles de la tienda también importa. Porque no somos tan egoístas que, una vez suelta el dinero el cliente ya no nos importa, ni mucho menos. Una vez ha comprado es el momento idóneo para fidelizar al cliente e invitarle a que estreche su relación con nuestra marca y nuestra tienda online. Ponerle en bandeja los enlaces a redes sociales, a seguir nuestro blog, o, por qué no, incluso darle un descuento para su siguiente compra.

Además de lo que va relacionado a la compra, los detalles en cosas que no se ven a priori marcan la diferencia. Por ejemplo, la página de error 404 o las páginas de contenido estático de quiénes somos, contacto o preguntas frecuentes, nos dan la oportunidad de darle un toque diferente a nuestra tienda online que la haga más interesante, diferente al resto, que el usuario se lo pase bien y se sienta más cómodo. Nuestra tienda online debe generar confianza para que cumplamos nuestro objetivo de ventas y que termine comprando.

La importancia de las pequeñas cosas.

Como habrás podido observar, diseñar una tienda online es algo más que abrir el programa y empezar a hacer formas, poner textos y añadir imágenes que nos hagan bonita la presentación. El diseño de una tienda online debe formar parte de una estrategia previa acorde a nuestros objetivos y además, debe estar pensada para el usuario y que convierta.

¿Estás de acuerdo ahora en que el diseño sin funcionalidad no es diseño? Si crees que podemos ayudarte en el diseño de tu tienda online, habla con nosotros.

¿Hablamos?[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row seperator_indeed_locker=”” lk_t=”ism_template_1″ lk_io=”default” lk_dm=”0″ lk_thm=”0″ lk_tuo=”0″ ru_on=”0″ uhc_on=”0″ ur_on=”0″ ref_on=”0″][vc_column width=”1/6″ css=”.vc_custom_1462982498097{border-top-width: 0px !important;border-right-width: 0px !important;border-bottom-width: 0px !important;border-left-width: 0px !important;}”][vc_raw_html css=”.vc_custom_1465979489770{padding-left: 15px !important;}”]JTNDaW1nJTIwYWx0JTNEJTIyRm90byUyMGRlJTIwcGVyZmlsJTIwZGUlMjBhZHJpYW4lMjIlMjBzcmMlM0QlMjJodHRwJTNBJTJGJTJGa3VvbWJvLmNvbSUyRmltZyUyRmZpcm1hLW1haWwlMkZhZHJpLnBuZyUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyOTVweCUyMiUyMGhlaWdodCUzRCUyMjk1cHglMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMmJvcmRlciUzQSUyMDAlM0IlMjIlM0UlMEE=[/vc_raw_html][/vc_column][vc_column width=”5/6″][vc_column_text css=”.vc_custom_1465979433844{padding-top: 15px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 15px !important;padding-left: 0px !important;}”]Adrían  | Diseño[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][/vc_column][/vc_row]

3 comentarios en “10 factores a tener en cuenta al diseñar una tienda online”

  1. Pingback: Así ha sido 2016 en el blog de Kuombo - Kuombo

  2. Pingback: Limpieza primaveral para el mantenimiento de tu tienda online

  3. Pingback: ¿Cómo dar a conocer mi tienda online? | Mi Mall

Los comentarios están cerrados.