Kuombo

Kit digital

Por qué las imágenes son tan importantes para tu ecommerce

Mucho se ha hablado, escrito y expuesto acerca de cuáles son las motivos que transmiten desconfianza a un posible comprador cuando navega por una tienda online. La mayoría coinciden en que uno de los principales problemas recae en las fichas de producto poco trabajadas.

Una ficha de producto debe dar toda la información que necesita un cliente y las imágenes deben suplir la falta de ‘realidad’ durante este proceso de decisión.

Hay tres fases en el comportamiento de un consumidor:

  1. Fase de atención.
  2. Fase de captación .
  3. Fase de decisión.

En las dos primeras, el cliente necesita ver la información básica del producto de forma sencilla y directa en la product page para saber qué es, cuánto cuesta y decidir cuánto le gusta. Así que en esta parte debe quedar claro el nombre del producto, el precio, las características, la talla, las medidas, el material o las funcionalidades; pero también los gastos de envío, los recargos por tarjeta, opciones de pago, descuentos y las valoraciones de otros clientes.

Pero aunque te esfuerces en detallar toda esta información del producto a la perfección, si las fotografías son malas, tu ratio de conversión también lo será. Una imagen sigue valiendo más que mil palabras…

Las fotografías incitan al cliente y consiguen activar ese ‘clic’ que lleva al impulso de compra; las fotografías permiten que el cliente se haga una idea de si el producto se adapta a sus necesidades o si cumple sus expectativas.

Los chicos de Oct8ne han realizado un estudio sobre el impacto de la atención al cliente en ecommerce y según la experiencia de sus usuarios han concluido que la interacción con las imágenes en tiempo real es una pieza clave para la conversión.

Chat Oct8ne
Oct8ne, chat con coviewer que permite compartir imágenes entre un agente comercial de la tienda online y un usuario.

En este estudio han comprobado que cuando el responsable de atención al cliente de un ecommerce les atiende a través de chat y les muestra un mínimo de tres productos, la intención de compra se multiplica. Así que con cada artículo que visualizan juntos pueden llegar a incrementar las ventas hasta el 15 o el 20%.

Evidentemente, en este porcentaje influye la inmediatez de la atención al cliente, pero cuando un agente atiende a un cliente sin mostrarle los productos —ni ver las imágenes— sólo consigue que el 4,5% acabe comprando. Y es que los consumidores recuerdan el 80% de lo que ven y sólo un 20% de lo que leen.

Está claro: las imágenes ayudan a completar más ventas. Entonces, ¿cómo son las imágenes de tu ecommerce? ¿Crees que serían capaces de convencer a un potencial comprador? Muchas veces no le damos importancia a la calidad de las fotografías, pero si no las mostramos bien perdemos dos cosas: un gran número de posibles clientes y el valor de nuestra marca.

1. ¿Con qué fotografías deberías contar en tu ecommerce?

  • Fotografía de producto: Son las imágenes más básicas: limpias y con fondo neutro. Son esenciales para poder ilustrar los productos y poder añadir la funcionalidad de zoom y 360º.
  • Fotografía de bodegón: Puedes hacer fotografía de producto de una manera más elaborada creando una experiencia ‘real’ donde se muestre cómo queda el artículo en una habitación o cuando lo usa un modelo. Este tipo de imágenes son la mejor opción cuando necesites mostrar varios productos al mismo tiempo; aunque también son muy útiles para transmitir sensaciones o representar momentos, como alegría o relax.
  • Fotografías de los usuarios: Mostrar las fotografías realizadas por los mismos compradores también dará un gran valor a tu marca. Aunque estas imágenes no suelen tener la misma calidad que las que proporciona un eccommerce, siempre es un complemento para las principales porque suelen mostrar el unboxing o un buen resultado de manera desinteresada, y esto crea confianza.

2. Aspectos básicos de una buena fotografía:

Todos los productos de tu ecommerce deben cumplir una serie de requisitos que no son tan difíciles de conseguir.

  • Fondo + iluminación: Los productos deben aparecer sobre un fondo de colores neutros, como blanco, negro o gris y la imagen debe ser limpia, sin que aparezca ningún otro elemento ni se creen sombras en exceso. Si utilizas las imágenes de bodegón para crear una experiencia con tus visitantes, muestra los productos claramente dentro de su contexto sin que haya demasiados elementos que distraigan.
  • Varios ángulos: Con una imagen el usuario no puede tener una experiencia similar a la de una tienda física porque no puede visualizar el producto por completo. Cuantas más perspectivas tenga, más seguro llegará al carrito de la compra.
  • Zoom: Otra opción que resulta de gran utilidad es la posibilidad de ampliar la imagen para poder ver los detalles de los productos. Puedes hacerlo añadiendo imágenes de estos detalles o incluyendo un zoom que se active con el cursor.
  • 360º: Un recurso que está viéndose cada vez más en eccommerce, este tipo de vista suele ser una secuencia de 36 imágenes tomadas desde diferentes ángulos.

Una buena imagen, además de crear confianza para ayudarte a vender, también hace que consigas más visitas, mejores tu posicionamiento, aumente el tiempo de permanencia en tu web y te diferencies de tu competencia.

Ahora dinos, ¿cómo son las imágenes de tu ecommerce? ¿Realmente crees que te están ayudando a vender más?

1 comentario en “Por qué las imágenes son tan importantes para tu ecommerce”

  1. Pingback: Cómo vender en Google Shopping de la forma más inteligente - oct8ne

Los comentarios están cerrados.