';

Jordi Díaz, dueño de su destino