Kuombo

Kit digital

Majo Gimeno, mamá en acción

Majo Gimeno, presidenta de la asociación mamás en acción, una comunidad de personas que de manera altruista, atienden, cuidan y dan amor a todo aquel niño que no dispone de la cercanía de una mamá o un papá, convirtiéndose así en mamás y papás de estos niños por unas horas.

Todo comenzó cuando un día y a través de una amiga, descubrió una realidad que le era completamente ajena, la insólita situación que padecían algunos niños en los hospitales. Se trataba de niños que estaban solos porque no tenían a nadie que les acompañara. Fue entonces, cuando se ofreció a cuidar de un niño en el hospital de la Fe que se encontraba en esa posición, pero no se lo permitieron dado que no había ninguna asociación detrás que la respaldara.

Tras un largo período, juntó a varias personas de su alrededor y lograron crear, con la ayuda de un amigo, la asociación, mamás en acción, y cuando por fin tuvieron todo en regla, les surgió un obstáculo, les faltaba una trayectoria que les avalara para poder acudir a los hospitales, lo que retrasó su entrada en la Fe dos años.

Dado que necesitaban experiencia, comenzaron echando una mano en las residencias infantiles, donde ofrecieron todo tipo de ayuda. Empezaron siendo 20 personas, pero crecieron rápido alcanzando la cifra de 40 personas.

En ese momento entraron en la Fe, cuando les llegó el caso de un niño maltratado que estaba solo en el hospital. Fue un caso duro con una importante carga emocional, que las preparó para continuar con la labor y aguantar lo que vino luego. Fue algo brutal que no les ha vuelto a suceder, cubrieron el acompañamiento 24h durante cuatro meses, hasta que le dieron el alta, todo entre 40 personas.

Tras un período de incertidumbre, les volvieron a llamar del clínico por el caso de una niña que tenía leucemia, su primera pérdida, que hizo que se dieran cuenta que estaban emocionalmente fundidas y supuso una pequeña crisis para la asociación. Por suerte, los acompañamientos que vinieron después fueron más livianos lo cual les permitió seguir con su labor.

Actualmente son unas 600 personas, llevan ya 80 niños acompañados, y planean expandirse. Han firmado un acuerdo para que no haya niños solos en ningún hospital público de Valencia y están hablando con el gobierno de Madrid, donde en breve, empezarán en un hospital, con el objetivo de validar la escalabilidad del modelo, y si resulta, lo replicarán en toda España.

Llevan 2 años sin descansar, se sustentan de las donaciones que reciben, y desde que el ministerio del interior les concedió el título de asociación de utilidad pública de ámbito nacional, también obtienen ayudas públicas.

No te pierdas ninguna entrevista del Sofá Rojo y suscríbete a nuestro canal de YouTube.